Protección y belleza de la piel en verano

Evita que tu piel envejezca en la época estival.

¿Qué necesitas conocer? Te lo Contamos

El calor extremo, la exposición solar, el cloro de las piscinas…. En verano nuestra piel está expuesta a factores externos que producen deshidratación y potencian la aparición de manchas y arrugas. Es por esto que debemos tener muy en cuenta las necesidades de nuestra piel:

Protegernos del sol

Imprescindible la aplicación de la protección solar y con más motivo si vamos a realizar una exposición directa al sol. La incidencia del sol en nuestra piel es altamente dañina, provocando un envejecimiento prematuro y acelerado el deterioro de las células que componen nuestra piel.

El producto debe ser foto-protector, aquí el abanico es muy grande, pero hay un punto clave en estos productos foto-protectores tradicionales, y es que proporcionan una alta protección frente a las radiaciones UVA / UVB, pero tienen el incoveniente de no permitir que la piel transpire, es decir, la piel no oxigena, lo que provoca en ella, estrés, obturación de puros y oxidación, además impide que se beneficie de los rayos beneficiosos del sol y la vuelve más vulnerable a los radicales libres. De ahí que la mejor elección sea un producto que utilice tecnología UV Incellium, que estimula los mecanismo de autodefensa naturales que nos protegen de los rayos solares negativos y beneficiarnos de los rayos positivos y beneficiosos para nuestra piel, Un ejemplo de ello, es que estos rayos nos proporcionan una mejora significativa en la flacidez. Además esta tecnología permite la oxigenación de la piel. El principio activo natural que nos proporciona estas propiedades es el Ácido Ferúlico.


Evitar las manchas

Evitar la aparición de manchas y/o oscurecimiento de las mismas, despigmentación, diferentes tonalidades en el color de la piel (por zonas) y/o paño en verano es uno de los objetivos fundamentales para poder lucir una piel sana y bonita. La gran mayoría son producidas por el foto-envejecimiento, es decir, la exposición excesiva o indebida a las radiaciones ultravioletas.

Lo básico para evitar la aparición de nuevas manchas es la prevención, utilizando un foto-protector, como hemos comentado en el apartado protección (Ácido Ferúlico), pero hay otro gran aliado, debemos lograr mantener los niveles adecuados de Melanina, sustancia que nos permite controlar los cambios de tonalidad de nuestra piel (es esta sustancia la que nos permite broncearnos) . La falta de Melanina en la piel produce fastidiosas manchas (nuevas o el oscurecimiento de las ya existentes), así como despigmentación (las manchitas “habitualmente puntitos blancos” que aparecen en verano). La melanina es la sustancia imprescindible la evitar el maltrato solar en nuestra piel.

La Hidratación.

La piscina, el mar y el sol resecan mucho la piel, por lo que tenemos que dar especial importancia a mantener los niveles adecuados de humedad  tanto en la dermis como la epidermis. La falta de hidratación provoca el envejecimiento prematuro de la piel. La piel se ve ajada, sin luminosidad, porosa…. Le falta salud. Es por ello, que en la época estival no podemos prescindir de una crema que contenga las sustancias que son capaces de aportarnos nutrientes y manteniendo de la humedad interna de la piel. Las sustancias más adecuadas son el Ácido hialurónico y la Astxantina.  En este sentido debemos ser constantes y tener a mano la crema para aplicarla tantas veces como sea necesario. Imprescindible aplicarla como mínimo tres veces al día.

Protección zonas sensibles: labios.

Es bastante habitual olvidarse de esta zona tan sensible, que a la vez es muy importante. Debido a los efectos de los rayos UVA y la falta de hidratación  nuestros labios sufren más de lo que imaginamos. Los efectos principales son la perdida de volumen labial, aparición de peñas arruguitas que pueden convertirse en grietas, perdida de la tonalidad natural de la zona, es decir, se vuelve blanquecina. De ahí la importancia de protegerlos, repararlos  e hidratarlos. Las sustancias imprescindibles para lograr nuestro objetivo son el Ácido hialurónico, la Vitamina E y el Ácido ferúlico.  Así pues debemos aplicarlos tan a menudo como necesitemos y de forma habitual cuando realizamos exposiciones solares.


Ayúdate con la ingesta de nutri-cosméticos

Hay sustancias que necesita nuestro organismo para potenciar nuestras defensas y que nos protegen de los efectos de los radicales libres, así como de los efectos devastadores de los rayos ultravioleta. La exposición al sol produce sudoración y por ello, pérdida de agua, líquidos y sales minerales así como la aceleración del proceso de oxidación.

Es especialmente importante en la época donde estamos expuestos al sol (primavera y verano) y más a partir de los 35 a 40 años ya que nuestro organismo no es capaz de retener la suficiente cantidad procedente de la ingesta de determinados alimentos, donde el envejecimiento prematuro de la piel es fulminante. Es por este motivo, que merece la pena ayudarlo, ingiriendo las sustancias más adecuadas (Retinol, Vitamina A y la E) que potencian nuestras defensas naturales, formula excelente para preparar la piel para luchar contra los radicales libres.

Otros consejos beneficiosos son:

Utilizar sombrero y gafas de sol. Protege de la misma manera que la piel el cuero cabelludo y los ojos, usando gorros y gafas de sol homologadas.

Beber abundante agua. Es la forma ideal de hidratarnos por dentro y por fuera. El consumo adecuado de agua mejora visualmente la piel, aportando una gran luminosidad, y debemos aumentarlo durante los días de calor.

Alimentación equilibrada. Durante el verano es conveniente que consumamos más frutas, hortalizas y verduras, ya que además de poseer propiedades antioxidantes, ayudan a la regeneración celular de los tejidos de la piel.


¿QUIERES CONOCER LOS PRODUCTOS QUE PODEMOS OFRECERTE? 

Serum Ácido Ferúlico

Crema Astaxantina

Serum Melanina

Health Protection